A partir de 2018, Rusia lanzará la totalidad de sus naves tripuladas desde Vostochni, nuevo cosmódromo que se construye en la zona del Amur, en el extremo oriente del país, comunicó hoy Serguei Ivanov, vicepresidente del Gobierno ruso.

“Tres años antes de la fecha indicada, se iniciarán aquí lanzamientos de cohetes propulsores con diversas cargas y satélites”, precisó Ivanov tras una reunión que se desarrolló en el lugar del futuro cosmódromo, con la asistencia del primer ministro Vladímir Putin.

Vostochni se construye en el recinto de una antigua unidad de las Tropas Coheteriles Estratégicas donde ya había silos de misiles y plataformas móviles, usados para cuatro lanzamientos comerciales hasta la fecha. El lugar fue escogido también por su cercanía al río Amur, el Ferrocarril Transiberiano y la autopista Chitá-Jabárovsk, que debe entrar en explotación

antes de finalizar este año. En el futuro, las infraestructuras de Vostochni darán origen a una ciudad de 30-40 mil habitantes.

En la actualidad, astronautas rusos viajan al espacio desde el cosmódromo de Baikonur que se encuentra en el territorio de Kazajstán. Rusia mantiene una relación muy amistosa con este país y podrá usar por lo menos hasta 2050 sus rampas de lanzamiento construidas en el período de la Unión Soviética. Paralelamente, Moscú readapta para sus necesidades espaciales algunas infraestructuras militares y el cosmódromo de Plesetsk, situado en el norte de Rusia.

El primer ministro Vladímir Putin manifestó hoy que todo ello “no es suficiente para una potencia espacial tan fuerte como Rusia” y resaltó que la creación de Vostochni, además de reafirmar su liderazgo en materia tecnológica, dará un fuerte impulso al desarrollo de las regiones orientales. Al mismo tiempo, afirmó que Rusia seguirá cooperando en materia espacial tanto con Kazajstán como con Francia, con la que desarrollo un proyecto conjunto en el cosmódromo de Kourou.

RIA Novosti

zp8497586rq