Sin dudas la apuesta que se toma con el F-35 es muy grande, tan así, que la disputa politica es de altisimo nivel en el Gobierno de los Estados Unidos, Con propuestas de parte de la Administracíon Obama apoyando el desarrollo de 2 plantas de poder para el Joint Strike Fighter, en medio de la puja los F-135 de la Pratt & Whitney y el F-136 de General Electric junto a Rolls Royce, este ultimo directamente objetivo de todos los intentos de parte del Secretario de Defensa Robert Gates, en un intento de recortar el impresionante gasto de Defensa producto de la crisis que todavia afecta a los mas importantes programas de las naciones mas desarrolladas del mundo.

Justificando el gran nivel de estandarizacion de partes y la redundancia, la Administracion Obama pretende mantener estos 2 reactores aprobando distintas medidas que garantizan el financiamiento del desarrollo del F-136, muy en contra a todo lo pretendido por el Secretario Gates, para peor, las ultimas declaraciones de parte de General Electric y Rolls Royce anuncian una potencia 15% mayor al competidor en regimen de combate en parametros de vuelo a nivel del mar, sobrepasando en el banco de prueba incluso lo esperado por los propios ingenieros que desarrollan el motor. Aunque al final de la curva del desarrollo lo reconocido oficialmente deberia rondar un 5% de empuje superior al proyectado para el F-135, teoricamente ha demostrado ser bastante superior incluso segun comentarios excediendo las 40.000lbs de empuje (aprox 18.000kg).

Aunque no por eso quiere decir que Pratt & Whitney se quede atras, la empresa cree que este reactor, derivado del F-119 del F-22A Raptor, finalmente sera superior al tener un menor costo de desarrollo al haber sido amortizado por partir de la base de un elemento logrado, igualmente planifica una version incluso mas potente del F-135 en el año 2011. El F-135 actualmente cumple con lo requerido por el programa F-35, sin embargo, existe mucho interes en la potencialidad de evoluciones futuras durante la vida util del Lightning II, haciendo enfasis especialmente en el F-35B, mejorando sus prestaciones, reduciendo el mantenimiento y los costos operativos. General Electric confia en sus sistemas de control digital, donde facilmente se puede ganar un 5% de empuje ,manteniendo segun sus declaraciones, un costo de mantenimiento 25% inferior al rival. Sin grandes modificaciones, pretenden l

levar a su F-136 a succionar 400lb/s de aire, la capacidad maxima estimada para las tomas de aire del F-35, ya encaminando estos trabajos al agrandar su fan para que pueda captar 380lbs/s, luego probando tambien el desarrollo de los sistemas digitales de control.

Pratt & Whitney planea a largo plazo incrementar en un 20% la potencia de su turborreactor F-135, planificando tambien su integracion a futuro en aviones no tripulados, planteando de antemano “en el caso de ser necesario”, una mejora de entre el 5 y 10% para los lotes 6, 7 y 8. Posteriormente dando la posibilidad tambien de realizar modificaciones cada vez que estos reactores deban entrar a inspeccíon y ser actualizados a nuevos estandares. Mas radicalmente se han planteado otros cambios relacionados al desarrollo a pedido de la Fuerza Aerea de los EE.UU de parte de GE y Rolls Royce en un proyecto denominado “Advent”, un acrónimo para “tecnologia adaptiva de motores”, un programa en el cual P&W tambien participa aunque no ha sido elegida para los componentes principales igualmente continuando el desarrollo de su tecnologia, proponiendo tambien agrandar el fan como medida mas convencional, asi como plantear una tercera seccion frontal y una nueva transmision entre otras, aplicando las mejoras desarrolladas en ceramicos y nuevos materiales.

Continuando en el plano politico, General Electric pelea en el Congreso de los Estados Unidos, defendiendo al F-136 y la politica de 2 motores, aunque muchos detractores critican el gasto de valioso espacio en los Portaaviones, se habla de una importante comunidad de componentes, intercambiables entre si en mas del 50% y facilmente reemplazando uno por el otro en cualquier F-35 con un 100% de compatibilidad de equipos y herramientas.

Volviendo a la avión en sí, muy avanzadas se encuentran las negociaciones para el primer cliente de exportacíon que seria ni mas ni menos que Israel, quien pretende adquirir 19 aeronaves en un contrato valuado en 3000 millones de dolares aproximadamente, siendo muy importante esto para garantizar la financiacion del programa, tambien se encuentra en puja la capacidad de desarrollar y mantener los sistemas localmente, cuestion que hasta ahora ha sido muy esquiva o directamente denegada por los EE.UU. incluso a algunos de sus socios. Sin embargo Lockheed Martin se encuentra muy confiada que “en cualquier momento” logre definirse, ademas de que contribuiria a bajar el costo final de cada aeronave y el sostén logistico de las maquinas proyectadas.

Opiná sobre este tema y más en:

Un mes lleno de anuncios en relación al F-35

zp8497586rq