El Keidanren, organismo de lobby tradicional de la industria japonesa, exige al Gobierno que retire las restricciones de exportacion y transferencia de tecnologia.

Por estas mismas y la reduccion de los presupuestos de defensa nipon, estas empresas demandan modificaciones argumentando que el Japon sería visto como una “sociedad cerrada” considerando la imposibilidad de encarar sociedades como por ejemplo, en el desarrollo de programas internacionales tales como el F-35 de la Lockheed Martin. Mitsubishi y Kawasaki se encuentran entre las firmas que presionan al Primer Ministro Naoto Kan, influenciadas por los mercados perdidos asi como tambien el potencial nuclear de Corea del Norte sumado al desarrollo militar chino incrementando la dependencia en sistemas de los EE.UU. para garantizar la seguridad nacional.

Distintas fuentes han declarado que durante 2 decadas se ha considerado tabú la prohibicion de exportacion, llevando casi a la crisis de complejo militar industrial japones. Tambien comentaron que en los ultimos 50 años, los gobiernos que se han sucedido han escudado esta medida en la voluntad de paz del Japón asi como medio para prevenir que los enemigos de la Guerra Fría tuvieran acceso a tecnologia de avanzada.

El presupuesto de Defensa japones se ha reducido en un 3.4% en los ultimos 8 años a 4.8 trillones de Yenes (aprox. 56,000 millones de dolares) y el presupuesto de adquisiciones se ha reducido en un 34% a 684,000,000,000 Yenes (aprox 8000 millones de dolares), en parte sacrificando Destructores y Tanques para poder financiar el sistema de defensa misilistica debido a la amenaza que representa Corea del Norte. China en contraposicion planea incrementar en un 7.5%, llevando a su presupuesto a 532.100.000.000 yuanes (aprox. 79.000.000.000 millones de dolares) y viene incrementando su presupuesto en un 10% aproximadamente de forma anual durante la ultima decada, cuestion que causa alarma en varios circulos de la sociedad japonesa.

Tambien se reclama la falta de accion en reemplazar a los F-4 Phantom, por los cuales hace mas de 3 años no se tiene respuesta oficial de parte del Gobierno, haciendo muy dificil el mantener los desarrollos y las fuentes de trabajo si no existen prospecciones a futuro, mucho se discute en relacion al presupuesto del año 2011, tambien hay preocupacion considerando que aunque claramente el modelo predilecto es el F-35, la industria japonesa no tendra posibilidades de participar en el proyecto considerando las restricciones que se le imputan a las mismas, ni siquiera pudiendo ser parte de la cadena de mantenimiento de las aeronaves. 21 firmas relacionadas a la aviacion de combate y 35 a sistemas militares han presentado su quiebra desde el año 2003 segun documentos del mismo Ministerio de Defensa Japones.

BLOOMBERG