Segun informes presentados al Directorado de Seguridad Nacional (la agencia de inteligencia Afgana), Irán aparentemente habria provisto 3 docenas de misiles SA-7 “Grail” a fuerzas del Taliban en las proximidades de Kandahar, en preparacion para repeler un ataque de fuerzas de los Estados Unidos.

Todavia sin confirmar, un informe del 25 de Junio, citando a un informante que declaro tener conocimiento que el Talibán ha recibido misiles SA-7 de fabricacion iraní y similares, incluyendo FIM-92 Stingers, remanentes de la resistencia a la invasion sovietica finalizada en 1989. La utilizacion de los mismos ha estado dificultada por la falta de repuestos y baterias, asi como tambien el miedo al contraataque de fuerzas de los Estados Unidos con Aviones no Tripulados (UAV).

Asi amplía un Coronel retirado de los Estados Unidos; “El real problema es con las baterias, existen 3 partes que componen al sistema, el grip/sistema de tiro, el tubo del misil y la bateria, siendo esta ultima el eslabon mas debil de la cadena.”

Un contratista de inteligencia, retirado de la CIA agrego a lo trascendido de estos informes : “Irán ha provisto aproximadamente 36 misiles de nueva manufactura y se encuentra intentando fabricar o conseguir baterias para los que ellos ya tienen fuera de servicio, estos misiles se encuentran en Helmand y Kandahar esperando esa “gran batalla” que parece nunca llegar.”

Es razonable desconfiar de todos estos informes, ya en 2006. otro informe publicado por WikiLeaks donde se reportaba los intentos en el año 2005 de comprar misiles a Corea del Norte de parte de Osama Bin Laden, esta sospechado d

e haber sido fabricado por elementos relacionados a Washington con el motivo de implicar a Irán en la asistencia a la insurgencia afgana.

Sin embargo, este ex agente de la CIA sostiene, “Durante la invasion de la Union Sovietica, Irán apoyaba abiertamente a la resistencia Mujahid. los cuales ahora en estas regiones no serian mas que representantes de los intereses de los Iraníes”. Otro contratista paramilitar, tambien ex CIA, comento que “no descartaria la veracidad de estos informes” pero tambien desconfio que los comandantes talibanes aprobaran la utilizacion de este armamento si no garantizaran la efectividad y al mismo tiempo impunidad de estos medios. Considerando que ante la fuerte vigilancia de Aviones no Tripulados y sistemas satelitales, la respuesta puede llegar a ser casi inmediata poniendo en riesgo a sus operadores y a la resistencia Taliban solamente con seguir la estela de humo y polvo hacia ellos mismos, donde se dirigiria todo el fuego de supresíon.

Aunque gran parte de las aeronaves de los EEUU y la Coalicíon se encuentran equipadas con sistemas pasivos de proteccion contra este tipo de misiles, ya se han sufrido derribos por ende sin descartar la peligrosidad de estos ataques, durante 2002 y 2003, la inteligencia de los EEUU se ha volcado a conseguir en el mercado negro este tipo de misiles, como para que no lleguen a manos del Taliban, llegando estos a pretender sistemas de mayores prestaciones, tales como el SA-3 “Goa” montado sobre camion. La CIA intento comprar los misiles remanentes de la invasion sovietica, habiendo conseguido 150 misiles, los cuales son aproximadamente la mitad y una cifra similar estaria todavia en Afganistan, de estos 150 Stingers su gran mayoria estan fuera de servicio por problemas en sus baterias.

SPY-TALK

zp8497586rq